lunes, 5 de junio de 2017

NOSTALGIA



*    *    *


En un mundo de pasados (ya) lejanos y de futuros cercanos,
La nostalgia brota como pétalos desgarrados,
Como lágrimas tímidamente escondidas,
Decadentes y puerilmente escindidas.


En definitiva, es un intento de regreso al comienzo;
De recuperar, infructuosamente, abriles que ya han vencido;
La flor desangrada de nuestras existencias se consume;
¡Somos melancolía!


¡Somos evocación!
Nos vaciamos;
Nos estamos yendo, sin damos cuenta;
Hacia una permanente vigilia.


Cada día que pasa es un día menos de vida;
Somos lo que fuimos y lo que seremos;
Pasado y futuro confluyen en el actual eterno.
¡Fulgor!


Recuerdos franqueados golpean, cíclicamente;
En un ahora permanentemente nacido y, a la vez, sometido;
Un futuro inconsistente al que jamás alcanzaremos,
¡Candor!


A día de hoy, terriblemente difuso y oscuro;
¡Asolador, para los más comedidos!
Por todo ello, la nostalgia se hace vigente como espíritu guerrero;
Copos de nieve intensa correteando por sienes encanecidas.


Vivas figuras;
¡Intensas, claman al céfiro y a la tormenta!
Rayos de vida;
Rayos de pena.


¡Hálitos fugaces!
Rayos expectantes;
Rayos en el ayuno;
Rayos en la contienda.


La nostalgia no tiene enmienda;
¡Insolente, se revela!
¡Se revela ante la hora suprema!
¡Se revela en el crepúsculo y se revela en la aurora!


Perenne nostalgia;
Hija vendita de la vida y del anhelo.
Marchamo de firmeza;
En la infinita permanencia.


¡Nostalgia!
Luz matutina;
Luz refulgente;
Luz serpenteando por las esquinas.


¡Nostalgia!
Tinieblas en oquedades y colinas;
En túmulos y valles;
En cúspides inalcanzables y en cárcavas marinas.


La nostalgia no se rinde;
Es constante redimida;
Es fuego de ave extinta;
Es mar de agua dulce y son resquicios que nos quedan de vida.


De vida atrevida;
De pensamientos extenuados;
Algunos no nacidos;
Abortados en vida.


¡Nostalgia!
Unos dicen: "¡la vida fue triste!";
Otros: "¡la vida fue bella!"
Yo no digo: ¡sencillamente, fue vida!


¡Vivamos en la pureza y en la fortaleza!
¡En la honestidad y en la bendita armonía!
¡Vidas imperecederas!
¡Altísimas vidas!


¡Nostalgia!
Cumplamos con el sagrado designio de lo eterno;
¡Insigne tradición!
En memoria colectiva.


De abuelos a nietos;
De padres a hijos;
Todos por igual;
Todos distintos.


¡Gloria en las altas cumbres del olvido!
¡Condena en valles del recuerdo perpetuo!
¡Nostalgia!
¡Nostalgia divina!


Evocación en el supremo;
Cuerpos en flagrante degradación;
¿La juventud? ¡Una engañifa!:
¡Un cuarto de hora brillando; tres, casi a oscuras!


La mesura compensa los destrozos del tiempo y de la pertinaz lluvia;
La sangre del altísimo contemporiza en el cobertizo del inmenso destino;
De un destino caduco;
De un destino sin tino.


¡Tiempos de nostalgia!
Tiempos de desesperación contenida.
Corazones palpitantes;
Corazones redoblando latidos en el colosal infinito.


¡Obstinada nostalgia!
Pálpitos de emoción;
Pálpitos de estremecimiento;
Pálpitos de una segura desaparición.


La nostalgia no odia a la muerte;
Es un descarnado hilo de vida;
Es una resistente empedernida;
Es una impersonal heroína.


Es guerrera inscrita en partida de nacimiento;
Es "Pepito" sin remordimientos;
Es fuente de nuestro último pensamiento;
Es agua cristalina.


¡Aguas primordiales, acógenos con maternal dulzura!
¡Permítanos sumergirnos en el mágico remanso de una paz sin orillas!
¡De una paz sin aristas!
¡De una paz distinta!



Santiago Peña



*    *    *

lunes, 17 de abril de 2017

ARTISTAS Y OBREROS


*    *    *


Artistas y obreros,
Padres e hijos,
Abuelos y nietos.

Aire y tierra,
Agua y fuego,
Alquimistas y alfareros.

Vergeles y desiertos,
Charcas y océanos,
La luna y el sol.

La Luz de nuestras existencias,
Tinieblas al acecho,
Víctimas sin remisión.

Plantígrados con extremada suficiencia,
Coquetos encorbatados,
Aprendices por extensión.

Únicos tropezando con un millón,
Progenitores en desbandada,
Huérfanos por omisión.

Sin número de olvidos,
Anuncios en un cajón,
Humanos en franca deshumanización.

Castigo del Alma,
Fustigaciones y más frustración,
Lágrimas por aspersión.

Mundo sin futuro, el actual,
Revirtamos esta amarga situación,
Desde el sanctasanctórum hasta la ignición.


Santiago Peña


*      *      *

domingo, 4 de diciembre de 2016

MISIÓN, ¿QUÉ MISIÓN?


*    *    *


Nacer, desarrollarse, crecer, reproducirse, ¿madurar?, envejecer,... morir.

¿Eso es todo?

Luz, que forja el entendimiento,
Luz, origen de todo el universo, inacabable, perpetua,
Solo una y la misma; toda ella, impertérrita.

¿Qué idea tiene la Luz de nosotros?
Luz vieja, dinámica, infinita,
Débil, extinta.

Seres ínfimos; postreros; lastimeros,
Despóticos disminuidos,
Perdidos en un yermo agujero.

Locuaces saltimbanquis de la mentira,
Aburridos, lisonjeros; vómitos de brillantina,
Rebuznos cacareados; en permanente cosmética.

¿Qué idea tiene la Luz de nosotros?
Luz nueva, mayestática, única,
Poderosa,  eterna.

Nacimos, crecimos, nos reproducimos, ¿maduramos?, envejecimos,... morimos.

¡Eso es todo!

Caminos sin caminos,
Rutas perdidas; oprimidas,
La Luz siempre ahí arriba,
Brillante; verdad última.

Neguemos el paso de la perdición,
De una humanidad condenada y proscrita,
Sentenciada antes de la misma vida,
Aparecimos y nos fuimos.

¿Qué hicimos; qué no hicimos?
Por simples animales no nos tenemos,
¿Cuál será el recuerdo que tenga de nosotros la Luz?
Nunca sabrá que hicimos ¡si es que hicimos!

Más bien partimos; sin recuerdo por parte de la divina Luz
La Luz siempre fue y siempre será,
¿Nosotros?.. ¡Jamás!
Musarañas en el desierto de la infinitud.

La Luz no tiene recuerdos,
No los crea; no los olvida,
No los necesita,

¿Qué misión teníamos encomendada?
¿Qué misión cumplimos?
¿Cuántas vidas destruimos?
¿Cuántos días sin Luz?

La Luz nunca se fue,
Ella, aburrida, se difuminó,
Se ocultó en tierra hostil,
Ocupó las altas esferas de la excelsitud,

Algunos, los menos, levemente la alcanzaron,
Lograron la iluminación desde la mismísima negritud,
Los otros, ofidios de cielos abiertos; sin posibilidad de remontar el vuelo,
Caídos como ángeles preñados de ignorancia y en disipación.

Materia corrompida; matriz de la liviandad,
Madres extenuadas de tanta ingratitud,
Padres expulsados del principio sutil,
Todo arde en una orgía de la expiación.

La Luz nunca se fue,
Si la convocas regresará,
Llámate y volverá,
¡Luz!


Santi


*    *    *

domingo, 28 de agosto de 2016

TANTO POR HACER



*    *    *

 


Tanto por hacer,
Tanto por aprender,
Tanto por amar.

Luz perfecta,

Caeremos y seguiremos,
Por el camino primero.

Tanto por hacer,

Tanto por aprender,
Sin parar.

Luz efímera,

El camino lleno está,
Atestado de almas traseras,

Tanto por hacer,

Tanto por aprender,
Tanto por amar.

Caímos y no seguimos,

Por el camino postrero,
Tumbas vacías; caminos repletos.


Santi



*     *     *